miércoles, 1 de diciembre de 2010

Siempre Sevilla

Autores: León y García Padilla "Kola"
Una noche la Giralda se plantó 
en mitad del cielo,
y a San Pedro, el de las llaves, 
muy furiosa le explicó:
"Necesito que en persona, 
me transformes en un vuelo,
porque dicen que en Sevilla, 
el flamenco se acabó"
El discípulo de Cristo 
se quedó viendo visiones
y le dijo: "Giraldilla, 
lo que cuentas, no puede ser;
pero en fin, como soy viejo 
y no quiero discusiones,
vete a ver qué pasa abajo 
y me lo cuentas después".

Bajó la Giralda,
hecha una real moza,
y por el camino,
cantaba esta copla:
Sevilla será Sevilla,
mientras haya vino y flores,
Sevilla será Sevilla,
mientras haya vino y flores,
y mujeres y penillas,
que canten por seguiriyas,
hombres que sepan de amores,
hombres que sepan de amores.

En el brujo claroscuro, 
de la noche sevillana,
la Giralda paso a paso, 
toda Sevilla recorrió,
y lo mismo en San Bernardo, 
que en el barrio de Triana,
el hechizo del flamenco,
en mil coplas escuchó.
Era ya casi de día 
y al cruzar la Macarena,
un mocito pinturero, 
que la vio tan rejuncal
le dijo: "Si usted quisiera, 
en ese cuerpo moreno,
le iba a hacer yo más reformas 
que Azaña en lo militar".

Subió la Giralda,
contenta y gozosa,
y por el camino,
cantaba esta copla:
Sevilla será Sevilla,
mientras haya vino y flores,
Sevilla será Sevilla,
mientras haya vino y flores,
y mujeres y penillas,
que canten por seguiriyas,
hombres que sepan de amores,
hombres que sepan de amores.
Siempre Sevilla - Concha Piquer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada