miércoles, 1 de diciembre de 2010

Clareaba la mañana

Autor: Jimenez
Clareaba la mañana,
clareaba la mañana.
Clareaba la mañana,
cuando cerré mi postigo,
ya se acabaron las cuentas,
que yo tenia contigo.
Ya se acabaron las cuentas,
que yo tenia contigo.

De los cuatro puntalitos,
que sostienen a Triana,
que sostienen a Triana,
que sostienen a Triana,
San Jacinto y Los Remedios,
La O y Señá Santa Ana.
San Jacinto y Los Remedios,
La O y Señá Santa Ana.

Como la hiedra se enredaban,
como la hiedra se enredaban,
tus brazos en mi cintura,
cuando yo contigo estaba.
Tus brazos en mi cintura,
cuando yo contigo estaba.

Tengo una pena muy grande,
¡Ay, ay, ay! 
es que perdí a mi gitano,
tengo una pena muy grande,
¡Ay, ay, ay! 
es que perdí a mi gitano,
no lo encuentro por los mares,
ni en la sierra, ni en el llano,
no lo encuentro por los mares,
ni en la sierra, ni en el llano.

Sin saber como y porque,
se te ha puesto la carita,
blanca como la pared,
se te ha puesto la carita,
blanca como la pared.

Que maravilla, que maravilla,
mi virgencita de Setecilla,
mi virgencita de Setecilla.
Clareaba la mañana - Gracia Montes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada