jueves, 2 de diciembre de 2010

Dormido entre rosas (...a Miguel de Molina)

Autor: Carlos Cano
Dormido entre rosas y encajes de hilo, 
soñando en los lirios, que vienen del sur, 
buscando en la noche, los claveles fríos 
del amor prohibido, vive el andaluz.
Sombrero en los ojos, pañuelo esmeralda, 
fuego en las pestañas ¡menudo valor! 
quedó en el olvido, tal vez las razones, 
aquél pasodoble que en Madrid cantó.
Cuentan que en las noches de luna de mayo 
entre lo malvado de la oscuridad, 
se pinta los ojos, se muerde los labios 
y abanico en mano se pone a cantar:

Ay rosa, Málaga bella, 
biznaga de mi pasión, 
donde yo aprendí a querer 
donde conocí el amor.
Ay rosa, Málaga bella, 
biznaga del corazón. 
¿De qué me sirve volver? 
¿De qué me sirve volver? 
Si el amor se marchitó.

Preguntan las rosas ¿por qué fue al exilio? 
Preguntan los lirios ¿por qué no volvió?
Tan sólo la luna y el amargo vino 
saben los motivos de su corazón.
Cuentan que por rojo, por republicano, 
que andaba enredao con un militar, 
cuatro señoritos de pistola en mano 
sin voz lo dejaron en la madrugá.

Ay rosa, Málaga bella, 
biznaga de mi pasión, 
donde yo aprendí a querer 
donde conocí el amor.
Ay rosa, Málaga bella, 
biznaga del corazón. 
¿De qué me sirve volver? 
¿De qué me sirve volver? 
Si el amor se marchitó.
Dormido entre rosas (...a Miguel de Molina) - Carlos Cano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada