sábado, 29 de enero de 2011

Córdoba vela

Autores: Bazán, Salazar y Jimenez
Córdoba tiene presencia,
de cultura musulmana,
pero en alma y en esencia,
y es una reina cristiana.
Tiene una gloria muy alta,
en capotes y pinceles,
por eso llora la falta,
de los dos que más le duelen.

Córdoba velando vela,
y al Cristo de los Faroles,
y le abre la cancela,
a un llanto de sus pintores.
Va por sus calles de flores,
de negro luto vestida,
encendiendo los faroles,
para alumbrarse su herida.
Y al viento las andanadas,
le pregunta que porque,
por que en el cielo faltaban,
un capote y un pincel.

Sabe Dios si en el museo,
La Chiquita Piconera,
se está entrando entre los dedos
del que pintaba sus telas.
Y hasta el Museo Taurino,
baja la estampa torera,
por un milagro divino,
que acaricia su montera.

Córdoba velando vela,
y al Cristo de los Faroles,
y le abre la cancela,
a un llanto de sus pintores.
Va por sus calles de flores,
de negro luto vestida,
encendiendo los faroles,
para alumbrarse su herida.
Al viento las andanadas,
le pregunta que porque,
por que en el cielo faltaban,
un capote y un pincel.
Córdoba vela - Rafael Farina

Gloria de Atocha

Autores: Román y Freire
Larga capa española, de airoso vuelo,
y la cara inocente de un chaval,
chaquetilla flamenca de terciopelo,
por la calle de Atocha, lo vi llegar.
Era un junco marinero,
cinturilla de torero,
estampa de bailaor,
al pasar me dijo: guapa,
y en los vuelos de su capa 
se perdió mi corazón.
A la luz amarilla de los faroles,
me vendió sus mentiras, por caracoles.

Gloria de Atocha, madrileña,
niña, si tu me quieres,
seras la reina de las mujeres.
Te querre yo hasta la muerte,
pero si me traicionas,
pero si me traicionas,
llevaras siempre mi maldición.

El mocito brillaba, por los tablaos,
con su empaque gitano de faraón,
y en a villa y la corte, se vió rifado,
sin saber a quien darle, su corazón.
De lo nuestro, ni memoria,
que con otras y en su gloria,
se fué burlandome a mí,
y a la luz de los faroles,
lo mataron una noche,
al pasar por Chamberí.
Y de Atocha hasta el Campo 
de la Almudena,
aún se escucha el lamento,
de su alma en pena.

Gloria de Atocha, madrileña,
niña, si tu me quieres,
seras la reina de las mujeres.
Te querre yo hasta la muerte,
pero si me traicionas,
pero si me traicionas,
llevaras siempre,
llevaras siempre mi maldición.
Gloria de Atocha - Ana del Río


Gracias a Carlos, del canal de youtube carlos1946ify que nos ha facilitado esta preciosa copla.

viernes, 28 de enero de 2011

Cara, caracol (Las tres cautivas)

Autores: Quintero, León y Quiroga
A la vera de un arroyo claro,
escuche esta canción,
cuando estaba la pájara pinta,
subida en las ramas del verde limón.
Quince años tenía a niña que me la cantó,
que peina, que peina, peinaba,
sus trenzas morenas al viento y al sol,
me miraba, se reía,
y cantando me decía:

En la Torre del Oro,
hay tres cristianas,
ay, cara, caracol,
gira, girasol, caracol,
hay tres cristianas,
con los labios tan rojos 
como las granas,
ay, cara, caracol,
gira, girasol, caracol,
como las granas,
son las tres, 
primas hermanas,
las tres, las tres, las tres, 
cambian de color,
que penan de amor, caracol,
las tres cristianas.

A la vera del arroyo claro,
ya nunca volvío,
a peinarse con peines de plata,
sus trenzas morenas de viento y de sol,
ha dejado una espina clavada en mi corazón,
y la pájara pinta no ha vuelto
a cantar en las ramas del verde limón.
Y en la luz del agua clara,
ya no le miro la cara.

Y en la Torre del Oro,
hay tres cautivas,
ay, cara, caracol,
gira, girasol, caracol,
hay tres cautivas,
con los ojos mas verdes
que las olivas,
ay, cara, caracol,
gira, girasol, caracol,
que las olivas,
y estan siempre pensativas,
las tres, las tres, las tres,
penan de dolor,
por un mal de amor, caracol,
las tres cautivas.
Cara, caracol (Las tres cautivas) - Miguel de Molina

Malena

Autores: León y Solano
En el espejo del río,
la gitana se peinaba,
los ojos como la endrina,
la, la boca como una brasa.
Y estando peina, que peina,
sintió una voz a su espalda:
huele tu cuerpo de trigo,
a romero y albahaca.
Mientras los brazos de un hombre,
en vilo, la levantaban,
y unos labios a su oido,
muy bajito murmuraban:

Malena, de mis amores, amores, 
Malena,eres un jardín de flores,
gitana, gitana de piel morena,
Malena, Malena.
Yo quiero volverte loca,
quemando tu corazón,
y achicharrarte la boca,
con un beso de pasión,
Malena, Malena.
No quiero que por mi llores,
y llores con pena,
eres un jardín de flores,
gitana, gitana de piel morena,
Malena, Malena, Malena,
de mis amores Malena.

De las orillas del río,
se alejó la caravana,
las ruedas del carromato,
ma, machacan la arena parda,
Malena va caminando,
y va sin decir palabra,
lleva su boca de lumbre,
por un beso amordazada,
Huelen sus mulos desnudos,
a espigas recien cortadas,
y su enagua de volantes,
de sangre lleva manchada.

Malena, de mis amores, amores, 
Malena,eres un jardín de flores,
gitana, gitana de piel morena,
Malena, Malena.
Yo quiero volverte loca,
quemando tu corazón,
y achicharrarte la boca,
con un beso de pasión,
Malena, Malena.
Yo quiero que por mi llores,
y llores con pena,
eres un jardín de flores,
gitana, gitana de piel morena,
Malena, Malena, Malena,
de mis amores Malena.
Malena - Diego Benjumea

Si estas interesado es escuchar esta copla en la versión de Ana del Río, en nuestro canal de YouTube, está, este es el enlace: 
http://www.youtube.com/watch?v=BtC80bnmIAA

jueves, 27 de enero de 2011

Adios Virgen del Pilar

Autores: Guerrero y Merenciano
Con un nudo atravesando mi garganta,
te despido virgencica del Pilar,
aunque esté lejos de ti, en tierra extraña
cantaré, para tu nombre recordar.
Junto al Ebro que te besa los sillares,
junto al Ebro, que te besa los sillares,
te suplico que me des la bendición,
y en la noche silenciosa de los mares,
hasta ti vendrá volando mi canción,
hasta ti vendrá volando mi canción,
junto al Ebro, que te besa los sillares.

Antes de que yo te olvide,
que se acabe mi existencia,
esta maña, te lo pide.
No te olvides, Madre mía,
que rezando yo estaré,
y aunque entrará en agonía,
tus joticas, cantaré.
Madre hermosa y Virgen pura,
junto al ara de tu altar,
cuando quede ya sin vida,
de rodillas me tendras.

Como perlas de un collar que te ofreciera,
estas lágrimas, Señora, te daré,
y aunque el oro por caudales me lo dieran,
tus amores, en la vida olvidaré.

Madre hermosa y Virgen pura,
junto al ara de tu altar,
cuando quede ya sin vida,
de rodillas me tendras.
Adios Virgen del Pilar - Pastora Quintero

Carita de Virgen morena

Autor: José Fuentes Aynat
La vi una noche de abril en su reja,
de una calleja del viejo Albaicín,
y tras su cara de Virgen Morena,
no se que penas ocultas le vi.
Le hable con dulces palabras de amores,
y ella llorando me cerró la reja,
mientras me dijo: "No puedo quererte,
en mi alma solo florecen las penas".

Carita de Virgen, de Virgen Morena,
clarito de noche, rayito de sol,
carita de Virgen, nublá por la pena,
tu llanto quisiera secar con mi amor.
Carita de Virgen, tú que eres tan buena,
no me des más penas, calma mi dolor,
y ven que yo tengo para secar tu llanto,
un pozo de amores, 
un pozo de amores, en el corazón.

Volví otra noche de mayo a la reja,
de la calleja del brujo Albaicín,
de su cara de rosa agarena,
todas las penas borradas le vi.
Oyó con gusto mis coplas de amores,
y sonriendo se acercó a la reja,
mientras me dijo vente para quererte,
cambié en amores mi llanto y mi pena.

Carita de Virgen, tú que eres tan buena,
no me des más penas, calma mi dolor,
y ven que yo tengo para secar tu llanto,
un pozo de amores, 
un pozo de amores, en el corazón.
Carita de Virgen morena - Paquito Rodriguez

Damos las gracias al autor de esta copla, D. José Fuentes Aynat, por habernosla facilitado.

El gitano polizón

Autores: Valverde, Paloma y Delgado
Un gitano para Cuba se fué.
escondido detras del timón,
y al llegar le dijeron: "Ole,
es usted un polizón,
con salero en el pinrel.
Los gitanos le temen al mar,
y lo cruzan por no trabajar,
pero al mes maldecía, el polizón,
a la Pinta, la Niña y hasta a Colón.

No te vayas para Cuba, José,
no te tiente el tabaco, José,
ni el azucar, ni el ron, ni el café,
pues volveras, tu lo veras,
sin un Partagás.
Ay no, no te vayas para Cuba, José,
hay mulatas, mejor que el café,
si te vas, yo contigo me iré,
tu polizón, yo en el timón,
de polizona tambien,
de polizona tambien.

No trabajo, se dijo, José,
y en La Habana, el calé de casó,
y su esposa le dio dos bebés,
y son negros los dos,
mucho mas que el café.
A Sevilla el gitano volvió,
y al oir preguntar, como fué,
que sus hijos son negros,
dijo él del có, que allí
tuestan los niños, como el café.

No te vayas para Cuba, José,
no te tiente el tabaco, José,
ni el azucar, ni el ron, ni el café,
pues volveras, tu lo veras,
sin un Partagás.
Ay no, no te vayas para Cuba, José,
hay mulatas, mejor que el café,
si te vas, yo contigo me iré,
tu polizón, yo en el timón,
de polizona tambien,
de polizona tambien.

No te vayas para Cuba, José,
hay mulatas, mejor que el café,
si te vas, yo contigo me iré,
tu polizón, yo en el timón,
de polizona tambien,
de polizona tambien,
de polizona tambien,
de polizona tambien.
El gitano polizón - Lolita Sevilla
Gracias a Carlos, del canal de youtube carlos1946ify que nos ha facilitado esta preciosa copla.

martes, 25 de enero de 2011

La niña novelera

Autores: León y Quiroga
El misterio de una noche de abril,
se sentó a mi cabecera,
ay, que nombre te pondría yo a ti,
y me puso novelera.
Entre penas y alegrías,
volará tu fantasía,
por la tierra y por la mar,
ilusión cascabelera,
que a la niña novelera,
me la tiene encandilada.
Yo no se ni lo que quiero,
si es la luna o es el sol,
y me han puesto este letrero,
debajito de un farol.

Capitana de los buenos sentimientos,
Fé, Esperanza y Caridad tu vas a ser,
pero quien gobernará tu pensamiento,
que son cuatro bailaores de Jerez.
Ay, flores de mayo,
tu fantasía las recoge en Nochebuena,
cantan los gallos,
y estas de fiesta sin tener ninguna pena.
Dime por lo que mas quieras,
porque pierdo yo el compas,
con la niña novelera.

Con las quejas de un hermoso querer,
se engalanan tus balcones,
siendo tú tan novelera ¿por que?
partes tantos corazones.
Que si es buena, que si es loca,
las palabras de tu boca,
son mentira y son verdad,
pero todo el que está a la vera,
de la niña novelera,
tiene gusto y paladar.
Tu no sabes lo que quieres,
si volante o canesú,
son graciosas las mujeres,
mas ninguna como tú.

Capitana de los buenos sentimientos,
Fé, Esperanza y Caridad tu vas a ser,
pero quien gobernará tu pensamiento,
que son cuatro bailaores de Jerez.
Flores de mayo,
tu fantasía las recoge en Nochebuena,
cantan los gallos,
y estas de fiesta sin tener ninguna pena.
Dime por lo que mas quieras,
porque pierdo yo el compas,
con la niña novelera.
La niña novelera - Lola Flores
Gracias a Carlos, del canal de youtube carlos1946ify que nos ha facilitado esta preciosa copla.

Reyes Montero

Autores: Quintero, León y Quiroga
¿Quién es esa mano oculta
que ampara a los bandoleros?
Por los cortijos se dice
que es doña Reyes Montero.
Caballo negro junto a un postigo,
no estará el dueño lejos de aquí.
las escopetas van a prenderlo,
y doña Reyes le sale a abrir.
La justicia le pregunta
si no ha visto a Juan Lucena,
ella dice: "No recuerdo,
pero ese nombre me suena".
Y mientras la miran 
lo hermosa que está,
cantaba un galope por el olivar:

¡Ay, doña Reyes Montero!
¿Cómo has tenido valor
de poner tu fama en lenguas
con tal que me salve yo?
Puede pasar esta noche la diligencia,
que yo tengo ladrones en mi conciencia.
Puede dormir tranquilo, su señoría,
que no queda ni sombra de mi partía.
¡Dadle descanso a las leyes!,
que yo solito me muero
cuando miro a los ojos de Reyes,
Ay, ay de Reyes, Reyes Montero.

¿Quién es el que lo persigue?
¿Quién es ese juez severo?
Es un galán despreciado
por doña Reyes Montero.
Caballo blanco, plata en estribo,
¡Alto a la niña! ¿Dónde va usted?
Señor justicia, vengo a buscarlo
para casarme con su merced.
Y la ley enamorada 
se olvidó de Juan Lucena,
en teniendo yo a mi Reyes,
viva el de Sierra Morena.
Y mientras la niña
se pone el azahar
un hombre a la cárcel
se viene a entregar.

¡Ay, doña Reyes Montero!
¿Cómo has tenido valor
de vestirte tú de blanco
estando de luto yo?
Vas a sacrificarte por culpa mía,
yo prefiero mil veces perder la vida.
Puede venir la tropa con mi sentencia,
que yo no he de pedirle ni al rey clemencia.
¡Dadle descanso a las leyes!,
que yo solito me muero
cuando miro los ojos de Reyes,
Ay, ay de Reyes, Reyes Montero.
Reyes Montero - Juanita Reina

Gracias a Carlos, del canal de youtube carlos1946ify que nos ha facilitado esta preciosa copla.

domingo, 23 de enero de 2011

Tengo un te quiero

Autor: Cintas
En mi garganta, 
tengo un te quiero,
que se me escapa, 
y no me entero.
Y no me entero, no,
y no me entero,
y tu debes saber,
que yo te quiero.

Tengo un te quiero, te quiero,
entre mi voz y mi boca,
tengo un te quiero, te quiero,
pero que nadie lo toca.
Y se me pega en los labios,
como el rocío a las rosas,
quiero decirte te quiero,
pero te digo otra cosa.
Te quiero, yo te quiero,
yo te quiero,
como quieren los aváros, 
al dinero.
Te quiero, yo te quiero,
yo te quiero,
y me gustan los anillos
de tu pelo.

Cuando me miras,
por un momento,
se me estrenmece,
todo mi cuerpo.
Si me apedreas con,
con tu mirada,
procura no romper,
romper mi alma.

Tengo un te quiero, te quiero,
entre mi voz y mi boca,
tengo un te quiero, te quiero,
pero que nadie lo toca.
Y se me pega en los labios,
como el rocío a las rosas,
quiero decirte te quiero,
pero te digo otra cosa.
Te quiero, yo te quiero, yo te quiero,
como quieren los aváros, al dinero.
Te quiero, yo te quiero, yo te quiero,
y me gustan los anillos de tu pelo.
De tu pelo, de tu pelo, de tu pelo,
tu pelo, tu pelo.
De tu pelo, de tu pelo, de tu pelo,
tu pelo, tu pelo.
De tu pelo, de tu pelo, de tu pelo,
tu pelo, tu pelo.
Tengo un te quiero - Perlita de Huelva

jueves, 20 de enero de 2011

Coplas de los siete niños (Paco, Paco, Paco)

Autores: Quintero, León y Quiroga
Van siete niños, Paco, Paco, van siete niños
van siete niños, camino de Sevilla, Paco,
camino de Sevilla, Paco,
camino de Sevilla, Paco, Paco, Paco,
van siete niños. 
Van siete niños,
con uno de los siete, Paco,
con uno de los siete, Paco,
con uno de los siete, Paco, Paco, Paco, 
va mi cariño.
Que son ladrones,
y roban como nadie, Paco,
y roban como nadie, Paco,
y roban como nadie, Paco, Paco, Paco,
los corazones.

Ya vienen por el llano los migueletes,
los migueletes, ya vienen por el llano,
ven acá, primo y sientate aquí,
ya vienen por el llano los migueletes.
Los migueletes, pero son poca cosa,
ven acá, primo y sientate aquí,
pero son poca cosa, para los siete.
¡Qué valentía!, la de los siete niños,
ven acá, primo y sientate aquí,
la de los siete niños de Andalucía.

Siete navajas, Paco, Paco, siete navajas,
siete navajas, siete catites rojos, Paco,
siete catites rojos, Paco,
siete catites rojos, Paco, Paco, Paco,
siete navajas.
Siete navajas, siete pares de ojos Paco,
siete pares de ojos, Paco, 
siete pares de ojos, Paco, Paco, Paco
de rompe y rasga.
Siete alazanes y siete capas negras, Paco,
y siete capas negras, Paco,
y siete capas negras, Paco, Paco, Paco,
de capitanes.
Coplas de los siete niños (Paco, Paco, Paco) - Concha Piquer

Si estas interesado es escuchar esta copla en la versión de Marifé de Triana, en nuestro canal de YouTube, está, este es el enlace:   http://youtu.be/6gJQmJ7m3RQ

Clavá en mi amargura

Autores: Llabrés, Molés y Gordillo
Hoy me han dicho que tú eres mi madre,
mi madre del alma, que no conocía,
y al mirar tu retrato me encuentro,
con esa grandeza que yo presentía.
Cuantas veces llamé a tus recuerdos,
sin ver que la muerte de mi te alejaba,
y al verte en el cuadro 
que un hombre pintara,
he visto que en sueños 
mi madre tenía tu misma cara.

Ay, tu muerte clavada en mi amargura,
las caricias que yo te guardaba,
si pudiera abrazarme a tu cuello,
a cambio de un beso, mi vida te daba.
Madrecita que no he conocido,
madrecita que tanto he soñado,
con tus ojos clavados en los míos,
que importa la muerte, si estoy a tu lado.

Al que tenga una madre a su lado,
que puede importarle, sentir una pena,
no hay tristeza que gane a los besos,
que salen del alma de una madre buena.
Yo siempre sentí la agonía,
de verme en la vida sin guía, 
ni amparo, pensando en mirarte,
escucho tus pasos,
y siento en mi venas,
que un ángel de gloria,
me da tu abrazo.

Ay, tu muerte clavada en mi amargura,
las caricias que yo te guardaba,
si pudiera abrazarme a tu cuello,
a cambio de un beso, mi vida te daba.
Madrecita que no he conocido,
madrecita que tanto he soñado,
con tus ojos clavados en los míos,
que importa la muerte, si estoy a tu lado.
Clavá en mi amargura - Marife de Triana

miércoles, 19 de enero de 2011

Doce cascabeles

Autores: Freire, Cabello y Solano
Doce cascabeles lleva mi caballo,
por la carretera,
y un par de claveles al pelo prendidos,
lleva mi romera.

Y la carreta que va delante,
mil campanitas lleva sonando,
y hasta las ruedas hacen su cante,
porque los ejes van repicando.
Varal cubierto con arrayanes,
toldos con cielo de Andalucía,
que bien bracean mis alazanes,
que no hay carreta como la mía.

Doce cascabeles lleva mi caballo,
por la carretera,
y un par de claveles al pelo prendidos,
lleva mi romera.

La carretera se hace de flores,
al paso alegre de las romeras,
hay madrigales, besos y amores,
en los caminos y en las laderas.
Bajo las alas de su sombrero,
ay, que bonita va mi romera,
va derramando gracia y salero,
parece suya la tierra entera.

Doce cascabeles lleva mi caballo,
por la carretera,
y un par de claveles al pelo prendidos,
lleva mi romera.
Doce cascabeles - Antonio Amaya

martes, 18 de enero de 2011

Mi Córdoba mora

Autor: Báez Centella
Es Córdoba, la sultana,
la de las mil maravillas,
con sus placitas de ensueño,
y sus mujeres bonitas.
Es gitana, porque tiene,
toda la gracía y alegría,
que puede tener la tierra,
más grande de Andalucía.
La de las mil maravillas,
sus pintorescos rincones,
escuchan la pena mía.
¡Ay, Plaza de los Dolores!

Córdoba mora,
que hermosa eres,
perlas de Andalucía,
de hechizo son tus mujeres.
Córdoba mora,
ay, que bella eres,
la tierra maga,
de celos y quereles.
Eres Campo la Merced,
el barrio de los toreros,
y mi Santa Marina,
el de los piconeros.

Oh, Campo de la Verdad,
que en Córdoba yo te vi,
uniendo tu soledad,
con el río Guadalquivir.
Y con tu gracia señera,
tú vienes a saludar,
a la Córdoba hechicera,
que no te puede olvidar.
Tus moriscos caseríos,
y tu eterna claridad,
se ve reflejada en el río,
¡Ay, Campo de la Verdad!

Córdoba mora,
que hermosa eres,
perlas de Andalucía,
de hechizo son tus mujeres.
Córdoba mora,
ay, que bella eres,
la tierra maga,
de celos y quereles.
Eres Campo la Merced,
el barrio de los toreros,
y mi Santa Marina,
el de los piconeros.
Mi Córdoba mora - Lolita Sevilla

A los pies de la Paloma

Autores: Ochaíta, Valerio y Solano
Dios te salve María
llena eres de Gracía
salvame tú, madre mía
y me libres de toda desgracía.
El Señor es contigo,
y bendita tu eres,
quiera Dios que estes,
siempre conmigo,
si el dolor o la pena, me hiere.

Bendito tu sea aquel hijo,
que en Belen le cantaste la nana
mientras le dabas cobijo,
y era un sol al nacer la mañana.
Junto a la luna y la estrella
eres Madre, la rosa más bella,
porque bendita tu eres,
entre todas...
entre todas las... las mujeres.

Sé tú mi vida y dulzura,
para aliviar mis pesares,
y yo elevaré a tu altura,
el nardo de mis cantares.

Y si lo quiere mi suerte,
y a mi vida un cariño se asoma,
tuya sería hasta la muerte,
virgencita...
virgencita de... la Paloma.
A los pies de la Paloma - Marisol Reyes

Como reluce Triana

Autores: Montes, Delgado y Ulecia
Hay en Sevilla una fiesta,
que es Santiago y Santa Ana,
que se celebra con rumbo,
en el barrio de Triana.
A la orilla del río Guadalquivir,
mantones de Manila, lucen allí,
gitanas y señoras, que se pasean,
y la mas pura gracia, la saborean.
Los gitanos, de la Cava,
a eso de la madrugada,
con su gracia soberana,
se les escuchan de cantar:

Triana, Triana,
como reluce Triana,
en esa noche serena,
de Santiago y Santa Ana,
hasta la Giralda mora,
con sus voces, tan gitanas,
le dice a Dios, desde el cielo,
abaja y veras Triana, 
Triana, Triana,
como reluce Triana.

En aquellos días de fiesta,
que el barrio se divertía,
y estaba yo y era cierto,
lo que allí en Triana había.
Y al llegar a Sevilla se dirigió
a la Giralda mora, y le preguntó:
¿Dónde está la Triana que me decías
que tiene tanta gracia y tanta alegría?
Por fin se convenció,
y cuando al cielo subía,
iba escuchando esta canción,
mecía por bulerías:

Triana, Triana,
como reluce Triana,
en esa noche serena,
de Santiago y Santa Ana,
hasta la Giralda mora,
con sus voces, tan gitanas,
le dice a Dios, desde el cielo,
abaja y veras Triana, 
Triana, Triana,
como reluce Triana.
Como reluce Triana - Gracia de Triana

lunes, 17 de enero de 2011

La luz de tus ojos grises

Autores: Gallardo y Sanchez Ortega
Cuando sentí el frío de tus ojos grises,
los míos ya fueron dos barcos sin faro,
que adentro del alma me echaron raíces,
volviéndome loca, tus ojitos claros.
Es un infierno mi vida, 
y aunque tú nunca me quieras,
por tu salud no me pidas,
por tu salud no me pidas,
que me vaya de tu vera.

Tormentos son de mi vida, 
tus ojos color acero,
sin ellos no viviría,
y si me miran me muero.
Mi corazón te maldice, 
y luego se echa a llorar,
y en sus lamentos me dice, 
que yo no puedo olvidar,
la luz de tus ojos grises.

Tormentos son de mi vida, 
tus ojos color acero,
sin ellos no viviría,
y si me miran me muero.
Mi corazón te maldice, 
y luego se echa a llorar,
y en sus lamentos me dice, 
que yo no puedo olvidar,
la luz de tus ojos grises.
La luz de tus ojos grises - Paquera de Jerez

Campanero jerezano

Autores: Tenorio, San Julian y Freire
Como una rosa marchita,
que nadie quiere coger,
llora en su reja solita,
la niña de la Merced.
A cantarle amores,
llegó a su ventana,
un guapo gitano que la enamoró,
floreció la risa en la jerezana,
y a los cuatro vientos, la niña cantó:

Campanero, campanero,
del barrio de la Merced,
que repiquen tus campanas,
que ha nacido mi querer.
Diles que toquen a gloria,
por un cariño gitano,
echa a volar tus campanas,
campanero jerezano.

Junto a su reja florida,
quiere ocultar su dolor,
la rosa de su alegría,
de nuevo se marchitó.
Porque aquel gitano,
que tanto quería,
del brazo de otra, riendo pasó.
Y la jerezana ya no sonreía,
y a los cuatro vientos,
llorando cantó:

Campanero, campanero,
del barrio de la Merced,
haz que doblen tus campanas,
porque ha muerto mi querer.
Diles que lloren conmigo,
mi desengaño gitano,
echa a volar tus campanas,
campanero, ay, jerezano.
Campanero jerezano - Perlita de Huelva

domingo, 16 de enero de 2011

Me embrujaste

Autores: Quintero, León y Quiroga
No sé por donde me vino,
este querer sin sentir,
ni se por qué desatino,
todo cambió para mi.
Por qué hasta el alma se me iluminó,
con luces de aurora al anochecer,
por qué hasta el pulso se me desbocó, 
y toda mi sangre se puso de pie.

Me miraste, 
me miraste y toda mi noche, 
oscura de pena, ardió de lucero,
me embrujaste, me embrujaste, 
y un rio de coplas cantó,
por mis venas tu amor verdadero.
Si estaré, mi Dios, soñando,
y tendré que despertar,
lo que a mi me está pasando,
no es mentira ni verdad.
¿Qué me diste? ¿qué me diste?
que asi me has cambiado,
de nieve en hoguera de roja pasión,
no me alejes de tu vera,
que sin ti no hay para mí remisión.
No estas viendo,
que al llamarte como loca,
desde el alma hasta la boca,
se me sube el corazón.

A ver si hay otra que quiera,
con la pasión que yo a ti,
vivir de esta manera,
más que vivir es morir.
Por que despierto, temblando asolada,
y miro a la calle desierta y sin luz,
por qué yo tengo la corazonada,
de que vas a darme sentencia de cruz.

Me miraste, 
me miraste y al punto mis ojos,
de frente a los tuyos,
temblaron de celos.
Me embrujaste, me embrujaste,
e igual que la arena,
mis torres de orgullo
vinieron al suelo.
Si será de brujería
el néctar de tu querer,
que la luz de mi alegría
la oscurece tu poder.
¿Qué me diste? ¿qué me diste?
que asi me has cambiado,
de nieve en hoguera de roja pasión,
no me alejes de tu vera,
que sin ti no hay para mí remisión.
No estas viendo,
que al llamarte como loca,
desde el alma hasta la boca,
se me sube el corazón.
Me embrujaste - Marife de Triana