martes, 30 de marzo de 2010

Tani

Autores: Currito y Monreal
Y a la Alhambra que hay en Granada,
ha llegado de tierras lejanas,
como reina en carroza dorada,
una niña princesa gitana.
Tani la llaman por nombre,
es más bonita que un sol,
no camela corona real
y camela a un gitano español.
Su blanco pañuelo, la rosa tendrá,
que no hay una novia, más guapa y honrá.

¡Ay, Tani, mi Tani, mi Tani!
¡Ay, Tani, Tani, mi Tani!
¡Ay Tani, Tani, morena!
Que corre en tus venas
la sangre real.
¡Ay, Tani, mi Tani, mi Tani!
¡Ay, Tani, Tani, mi Tani!
¡Ay Tani, Tani, morena!
Gitana más buena
no ha habido ni habrá.
Una y una, dos,
dos y una, tres,
no salen las cuentas
porque falta un churumbel.

Hoy los novios se van a casar,
donde tiene su trono la zambra,
y la boda se va a celebrar,
en el patio mejor de la Alhambra.
Llega de todo el mundo entero,
la caravana calé,
y la palma de rumbo le dan
a la Isla, Triana y Jerez.
Los payos reales, le van a comprar,
corona de plata, con perlas del mar.

¡Ay, Tani, mi Tani, mi Tani!
¡Ay, Tani, Tani, mi Tani!
¡Ay Tani, Tani, morena!
Que corre en tus venas
la sangre real.
¡Ay, Tani, mi Tani, mi Tani!
¡Ay, Tani, Tani, mi Tani!
¡Ay Tani, Tani, morena!
Gitana más buena
no ha habido ni habrá.
Una y una, dos,
dos y una, tres,
no salen las cuentas
porque falta un churumbel.

¡Ay, Tani, mi Tani, mi Tani!
¡Ay, Tani, Tani, mi Tani!
¡Ay Tani, Tani, morena!
Gitana más buena
no ha habido ni habrá.
Una y una, dos,
dos y una, tres,
no salen las cuentas
porque falta un churumbel.
Tani - Pepe Blanco

lunes, 29 de marzo de 2010

Tientos del reloj

Autores: Quintero, León y Quiroga
Cuando se marcha de noche
no le pregunto a donde va,
y en mis tinieblas me quedo
sola con mi soledad.
Y cuando siento la llave,
rayando el filo del día,
hago ver que no me entero
entre despierta y dormida.

No sé lo que hacer,
No sé lo que hacer,
que me duele la cal de los huesos,
de tanto querer.
Las ducas que paso yo no se las diera,
al más enemigo de mis enemigos,
para que no sufriera
¿Dónde estará ahora?
¿Qué será de él?
Otros labios le estaran besando
para calmar su sed.
Y me dan en vilo la una y las dos,
y me voy clavando,
como dos puñales,
las dos manecillas que tiene el reloj.

Yo sé que hay otra en su vida,
que no lo quiere para nada,
y que lo tiene loquito,
y bien que lo torea.
Se le descompone la cara,
cuando regresa a mi vera,
y hago ver que no le miro
los surcos de sus ojeras.

Mejor es callar,
mejor es callar,
que no sepa que yo voy conociendo, 
me entero de todo.
Las ducas que paso yo no se las diera
al más enemigo de mis enemigos,
para que no sufriera
¿Dónde estará ahora?
¿Qué será de él?
Otros labios estará besando
para calmar su sed.
Y me dan en vilo la una y las dos,
y me voy clavando,
como dos puñales,
las dos manecillas que tiene el reloj.
Tientos del reloj - Estrellita Castro

sábado, 27 de marzo de 2010

Ni se compra ni se vende

Autores: Monreal y Guijarro
Me ofrecen correr el mundo entero,
honores y dinero,
y amores de verdad,
y a cambio me piden un te quiero,
y yo me muero, muero,
por no poderlo dar.

Porque estuve viviendo agonias,
y no supe engañar, ni fingir.
y a la gente que amor me pedía,
que amor me pedía, les dije yo así:

Ni se compra, ni se vende,
el cariño verdadero,
ni se compra, ni se vende,
no hay en el mundo dinero,
para comprar los quereres,
que el cariño verdadero,
que el cariño verdadero,
ni se compra, ni se vende.

El día en que tu me conociste,
alegre te pusiste,
y yo no sé porqué,
si luego te fuiste de mi vida,
dejándome una herida,
que yo curar no sé.

Te ofrecieron riquezas y honores,
te cegaste lo mismo que yo,
y hoy que quieres comprar mis amores,
tendré que cantarte la misma canción.

Ni se compra, ni se vende,
el cariño verdadero,
ni se compra, ni se vende,
no hay en el mundo dinero,
para comprar los quereres,
que el cariño verdadero,
que el cariño verdadero,
ni se compra ni se vende.
Ni se compra ni se vende - Imperio de Triana

viernes, 26 de marzo de 2010

El agua del Avellano

Autor: Legaza
Que fresquita baja hoy,
el agua del Avellano,
el agua del Avellano,
que en Granada vendiendo voy.

Al pié del Generalife,
en la márgenes del Darro,
hay una fuente famosa,
la fuente del Avellano.

Todas las mañanas subo,
caminito de la fuente,
y así lanzo mis pregones,
cuando paso por el puente:

Que baja como la nieve,
el agua del Avellano,
que baja como la nieve,
cristalina y con anises,
fresquita, no hay quién la pruebe,
el agua del Avellano.
El agua del Avellano - Antonio Molina

miércoles, 24 de marzo de 2010

Lola Puñales

Autores: Quintero, León y Quiroga
Entre la gente de bronce
que cantaba y que bebía,
brillaba Lola Puñales.
Era una rosa flamenca,
que a los hombres envolvía,
igual que los vendavales.

Vino primero don Pedro,
un marqués enamorado y galán,
pero la Lola con mucho saber,
lo despreció por donjuan.
Y así la Puñales, perdiendo y ganando,
trataba a los hombres de mala manera,
hasta que una noche la fueron matando,
los ojos de un hombre que dijo a su vera:

¿Quien ha encendido esta hoguera
en tus ojeras de petenera,
Lola Puñales?
Que, aunque no quieres Dolores,
matas de amores a los mejores
y más cabales.
Sin saber como ni cuando
tú te vas a enamorar,
con el fuego estás jugando
y te tienes que quemar.
Y verás, entrañas mías,
lo que son ducas mortales
cuando llores de agonía
y te den las claritas del día
sin dormir, Lola Puñales.

Con fatiguillas de muerte
y sudores de agonía,
lloraba Lola Puñales,
porque aquel hombre moreno,
se llevó pá toá la vida,
la rosa de sus rosales.

Mucho te quiero y me muero, mujer,
mucho, te juro por Diós,
y si te vi, no me acuerdo, después
de que en sus brazos cayó.

Corrió como loca buscando la reja,
en donde de otra los besos bebía
y un grito de muerte se oyó en la calleja
mientras que unos ojos quedaban sin vida.

Vayan los jueces pasando,
vayan firmando,
que está esperando, 
Lola Puñales.
que no me importa esta pena,
ni ir a la trena,
que estoy serena,
y en mis cabales.
Lo maté y a sangre fría
por hacer burla de mí
y otra vez lo mataría
si volviera a revivir.
Con que apunte el escribano,
que al causante de mis males,
por jurar cariño en vano,
sin siquiera temblarle la mano,
lo mató Lola Puñales.
Lola Puñales - Concha Piquer

lunes, 22 de marzo de 2010

Pastora Imperio

Autores: León y Solano
A las puertas de la Gloria,
llegó Pastora a llamar,
y San Pedro emocionado,
las abrió de par en par.

¿De dónde es usted, señora?
De Sevilla, casi ná
andaluza y española
y gitana aceituná.
Me llamo Pastora Imperio
Pastora Imperio,
pa lo que guste mandar.

Tenía los ojos verdes,
y los tengo, de la mar,
por mucho que rice el rizo,
verde que, verde será.

¿Y usted qué vende? ¿qué quiere?
¿qué sabe hacer? pues verá:
sé llevar una mantilla
y una bata almidoná
y moviendo los pinreles,
nunca he perdido el compás.
Dicen que si soy antigua
de una España trasnochá,
y yo me rio lo mío, 
de eso de la antigüedad.

Porque levanto los brazos
y me pongo revelá,
diciendo, por lo bajini,
al que lo quiera escuchar:

Como la Giralda, mora,
Pastora no tiene edad,
como la Torre del Oro
y el palacio de San Telmo,
Pastora no tiene edad.

Porque perdí los papeles
en una juerga real,
entre Isabel y Fernando,
en la Granada Imperial,
y no hay taco de almanaque,
que lo pueda desmotrar.

Ea, que no. Ea, que no.
Que Pastora,
Pastora, Pastora,
Pastora Imperio
ni quiere, ni tiene edad.
Que Pastora,
Pastora, Pastora,
Pastora Imperio
ni quiere, ni tiene edad.

Ea, que no. Ea, que no.
Que Pastora,
Pastora, Pastora,
Pastora Imperio
ni quiere, ni tiene edad.

Ni quiere, ni tiene edad.
Pastora Imperio - Rocio Jurado

Vámonos pa Cai

Autores: Perelló y Mostazo
Vámonos pa Cai, vámonos pa Cai, 
vámonos pa Cai , vámonos pa Cai

El compadre Manuel Tablones,
con la Quica, su prima hermana,
a vender bocas y camarones,
en un barco se fue a La Habana.

¡Bocas y camarones frescos!

Los negritos no chanelaban,
lo que el probe Manuel vendía;
el gitano los días pasaba 
sin oír: “esta boca es mía”

Al mirarse una mañana
muy malito y sin parné
a Quica su prima hermana
así le dijo el calé,
dijo el calé, dijo el calé.

Vámonos pa Cai, primita hermana,
vámonos pa Cai,
porque aquí en La Habana,
paladar no hay.
Ay, ay, vámonos pa Cai.

Ay, madre mía de mi alma...
¿Pa que me vendría yo de mi Cai?

Vámonos pa Cai, vámonos pa Cai
vámonos pa Cai, vámonos pa Cai

Como estaban esmayaítos
y personas buenas las hay,
consiguieron que en un barquito,
los mandaran con rumbo a Cai.

Y la Quica cuando embarcaba,
de repente se volvió loca,
cuando vio que se le acercaba,
un negrito pidiendo bocas.

¡Mal tiro te peguen! ¿Ahora vienes a comprar?

Y el patrón, que es de palabra,
con el negro se enreó.
Entonces dijo la Quica:
¡Ay, Manuel! ¡Ay, que se va el vapor!

Por la gloria de tu madre, Manolo,
Que se va el vapor, chiquillo

Se va el vapor, se va el vapor

Vámonos pa Cai, primita hermana,
vámonos pa Cai,
porque aquí en La Habana,
paladar no hay.

Ay, ay, vámonos pa Cai.
Ay, ay, vámonos pa Cai.

Vámonos pa Cai, vámonos pa Cai, vámonos pa Cai.
Ay, no te entretengas Manolo de mi alma, que se va...
Vámonos pa Cai - Estrellita Castro

viernes, 19 de marzo de 2010

Puentecito

Autores: Perelló y Monreal
Piconero, piconero,
dime por qué llevas, llevas,
cinta negra en el sombrero,
y la carita de pena.
Y la carita de pena
y esos ojitos de duelo.
¿En qué carroza de estrella
se marchó Julio Romero?

Dime, dime, puentecito,
puente de San Rafael.
Dime por qué caminito,
se lo han llevaíto,
para no volver.
¿Dónde está Julio Romero?
¿donde está, por qué se fue?
Dimelo tú, puentecito,
puente de San Rafael. 

Cordobesa, cordobesa,
quitate ese traje negro,
y mata en flor tu tristeza,
que vive Julio Romero.
Que duerme, que está durmiendo,
no llores que lo despiertas.
Y está velando su sueño,
su chiquita piconera.

Dime, dime, puentecito,
puente de San Rafael.
Dime por qué caminito
se lo han llevaíto
para no volver.
¿Dónde está Julio Romero?
¿donde está, por qué se fue?
Dimelo tú, puentecito,
puente de San Rafael. 

¿Dónde está Julio Romero?
¿donde está, por qué se fue?
Dimelo tú, puentecito,
puente de San Rafael. 
Puentecito - Antoñita Moreno

jueves, 18 de marzo de 2010

Calle Elvira (Calle Ervira)

Autores: Montes y Lito
En un viejo barrio de estirpe agarena,
de aquellos tan brujos que hay en Graná,
vivió una mocita de cara morena,
pelo azabache y tez bronceá.
Un palio de flores era su ventana,
pa tos los mocitos que iban a rondar.
Pero en los amores, aquella sultana,
era tan bonita como desgraciá.
Y una noche misteriosa,
y de silencio escuchó,
esta coplilla graciosa,
sin saber quién la cantó.

Dónde habitan las manolas,
Granada, calle Elvira.
Dónde habitan las manolas.
Allí vive quién yo quiero,
en quién pienso a todas horas.
Por ser mi querer primero.

El tiempo pasaba y nadie sabía,
de aquella coplilla, quién fue el cantaor.
Más no faltó alguien que ya suponía,
a Pepe Serrano un buen amador.
El palio de flores que fue su ventana,
pa tos los mocitos que iban a rondar.
Quedó entristecido pues cierta mañana,
sin dueña y sin flores lo vieron quedar.
Y aunque verla no pudieron,
cuando del barrio marchó.
Aseguran que la oyeron
entonar esta canción.

A beber agua fresquita
me voy a la Plaza Nueva.
A beber agua fresquita,
de la Fuente del Avellano,
que es la que la sed me quita,
si me la da mi Serrano.
Calle Elvira (Calle Ervira) - Maruja Lozano

miércoles, 17 de marzo de 2010

Tientos del remordimiento

Autores: Ochaíta, Valerio y Solano
El que anteayer me queria, ¡moreno!
ayer tarde no me quiso,
el cariño que amanecia, ¡moreno!
anochecio de improviso.

Esa cosa, cosa mala,
de querer y no querer,
¡te mande Dios una bala!
si pierdes a una mujer.

La mentira que asoma por tu cara,
me trae por un camino, 
que es cuesta de pesares,
y hasta el cante por dentro se me para,
y va y me crucifica, en cruz de solerares.
Busca en mis ojeras tu remordimiento,
y de noche te doy la sentencia,
que escuchan las esquinas,
mientras canto yo por tientos.

Fuiste a beber a otra fuente, ¡moreno!
y arena mala has sorbío,
yo soy la más transparente, ¡moreno!
de las agüitas del río.

Esta boca, boca mala,
ya no tiene salvación,
porque hasta llevo por gala,
que sepan mi perdición.

La mentira que asoma por tu cara,
me trae por un camino, 
que es cuesta de pesares,
y hasta el cante por dentro se me para,
y va y me crucifica, 
en cruz de solerares.
Busca en mis ojeras tu remordimiento,
y de noche te doy la sentencia,
que escuchan las esquinas,
mientras canto yo por tientos.

Mi cuesta de pesares...

Mi cruz de solerares...

Quiero que te aprendas este juramento,
me veras camelando a otros hombres,
su boca con mi boca,
mientras canto yo por tientos.
Tientos del remordimiento - Concha Piquer

martes, 16 de marzo de 2010

El Lerele

Autor: Genaro Monreal
Vengo del templo de Salomón,
traigo las leyes del faraón.
Me manda Undivé,
con palabras que conservo en la memoria,
porque es la historia de la raza calé.

No me dejes, gitanito canastero,
porque te quiero
como yo a nadie querré.

Lo mismo que el sol,
lo mismo que el sol.
Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lera.

Nunca te caiga la maldición,
porque a los tuyos hagas traición.
Y arriba Undivé,
está siempre vigilando los quereres,
de todos los pobres de la raza calé.
Lo mismito que se funden los metales,
en mis sentidos se ha fundido un querer.

Lo mismo que el sol,
lo mismo que el sol.
Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lera.

Y arriba Undivé,
está siempre vigilando los quereres
de todos los pobres de la raza calé.
No me dejes, gitanito canastero,
porque te quiero
como yo a nadie querré.
Lo mismo que el sol,
lo mismo que el sol.
Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lera.

Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lera.

Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lere,
Ay, un lerele y un lere y un lera.
El Lerele - Lola Flores

sábado, 13 de marzo de 2010

Tus brazos me han detenido

Autores: Ochaíta y Solano
Como los naipes de una baraja,
por estas manos fueron pasando,
hombres y mozos, igual que alhajas,
igual que alhajas, de contrabando.
Los cordobeses de piel morena,
los gaditanos, todo de azul,
pero ninguno dejo en mis venas,
esta estrellita que has puesto tú.

Compañero de mi vida,
¿que me has dado?
¿que rosa de amor dormido?
yo que siempre fui caballo 
desbocado
Tus brazos me han detenido.
Compañero de mi vida
yo soy hierro dulce, tu eres mi emblema
y a quien fue carne de pena,
la has hecho mas buena,
que un cachito de pan.
Compañero de mi vida
¿que me has dado?
¿que rosa de amor dormido?
yo que siempre fui caballo
desbocado.
Tus brazos me han detenido.
Tus brazos me han detenido.

Compañero de mi vida,
¿que me has dado?
¿que rosa de amor dormido?
yo que siempre fui caballo 
desbocado.
Tus brazos me han detenido.
Compañero de mi vida,
yo soy hierro dulce, tu eres mi emblema
y a quien fue carne de pena
la has hecho mas buena,
que un cachito de pan.
Compañero de mi vida
¿que me has dado?
¿que rosa de amor dormido?
yo que siempre fui caballo
desbocado.
Tus brazos me han detenido.
Tus brazos me han detenido.
Tus brazos me han detenido - Gracia Montes

Echale guindas al pavo

Autores: Cantabrana, Perelló y Mostazo
Huyendo de los civiles,
un gitano del Perchel,
sin cálculo, y sin combina,
¿qué donde vino a caer?
en un corral de gallinas,
¿y qué es lo que allí encontró?
pues una pavita fina,
que a un pavo, le hacía el amor.

Saltó la tapia el gitano,
con muchísimo talento,
y cuando se fue a dar cuenta,
con un saco estaba dentro.
A los dos, los cogió,
con los dos, se najó,
y llamando a su costilla,
de esta manera le habló:

Échale guindas al pavo,
échale guindas al pavo,
que yo le echaré a la pava,
azúcar, canela y clavo,
que yo le echaré a la pava,
azúcar, canela y clavo.

Estaba ya el pavo asao,
la pava en el asador,
y llamaron a la puerta,
¡verá usted lo que pasó!
entró un civil con bigote,
¡ozú, que miedo, chavo!
se echó el fusil a la cara,
y de esta manera habló:

A ver donde está ese pavo,
a ver donde está esa pava,
porque tiene mucha guasa,
que yo no pruebe ni un ala.
Con los dos se sentó,
con los dos se ajeló,
y el gitano a la gitana
de esta manera le habló:

Échale guindas al pavo,
échale guindas al pavo,
que yo le echaré a la pava,
azúcar, canela y clavo,
que yo le echaré a la pava,
azúcar, canela y clavo.
Echale guindas al pavo - Imperio Argentina y Miguel Ligero

jueves, 11 de marzo de 2010

Lola de España

Autores: Antonio Burgos y José Juan Porlán
A las viñas de Jerez, 
la torre de San Miguel, 
se lo dijo con campanas, 
que en el cielo de Undivé, 
la gente se ha puesto en pie, 
al llegar la jerezana. 
Que llegó con su abanico, 
abrió el pico, armò el revuelo, 
que a ella le viene chico, 
el escenario del cielo.
Porque es más que una mujer, 
porque es más que un baile suyo, 
porque es más que aquel orgullo 
de española de Jerez. 
Y Dios se pone a escuchar, 
con qué arte está diciendo 
su carné de identidad.

Pues mire usted, don Undivé, 
mi nombre es Lola, 
mi nombre es Lola, 
pues mire usted, soy de Jerez, 
soy española 
soy española 
y escuche usted lo que canté 
y mire lo que bailé 
soy la zarzamora 
que enamora en un lerele, 
pena, penita, pena de mi corazón 
A mí me llaman, mire usted, la faraona, 
bata de cola, torbellino de color.
A mí me llaman, mire usted, Lola de España 
y no me extraña porque España me parió. 

Y al oirla así Undivé 
le dice: pues pase usted, 
y me monta aquí un tablao 
con tu arte de Jerez, 
con esa forma de ser
hasta el cielo te has ganao
Y miró pá cerciorarse
pa acordarse los papeles 
que ponen que era la madre 
que dio su vida al Lerele
Dijo Dios, que es Undivé 
presidente de los cielos: 
aquí saco dos pañuelos, 
puerta grande para usted. 
Tó el cielo le hacía el compás 
cuando estaba repitiendo 
su carné de identidad.

Pues mire usted, don Undivé, 
mi nombre es Lola, 
mi nombre es Lola, 
pues mire usted, soy de Jerez, 
soy española 
soy española 
y escuche usted lo que canté 
y mire lo que bailé 
soy la zarzamora 
que enamora en un lerele, 
pena, penita, pena de mi corazón 
A mí me llaman, mire usted, la faraona, 
bata de cola, torbellino de color
A mí me llaman, mire usted, Lola de España 
y no me extraña porque España me parió.

Pena, penita, pena de mi corazón. 

Bata de cola, torbellino de color
A mí me llaman, mire usted, Lola de España 
y no me extraña, y no me extraña, 
porque España me parió.
Lola de España - Rocio Jurado

miércoles, 10 de marzo de 2010

De Andalucia yo soy

Autores: De Padilla, Lapardi y Selles
Para ser gracioso en la vida,
y cantar con sentimiento,
hay que ser de Andalucía,
y echarle temperamento.
Yo reparto mis canciones,
por todita España entera,
cantando con alegría,
con arte, duende y solera.

De Andalucía yo soy,
donde el arte es cosa buena,
donde te tomas dos chatos,
y te olvidas de las penas.
De Andalucía yo soy,
donde hasta el cielo es moreno,
donde juran por derecho,
donde juran por derecho,
para decir cuanto te quiero.

Que yo he nacido choquera,
por que Huelva fue mi cuna,
la del fandango bravío,
hecho de sol y de luna.
Yo pongo toda mi alma,
cuando canto a Andalucía,
por su arte y su belleza,
por que es tierra de alegría.

De Andalucía yo soy,
donde el arte es cosa buena,
donde te tomas dos chatos,
y te olvidas de las penas.
De Andalucía yo soy,
donde hasta el cielo es moreno,
donde juran por derecho,
donde juran por derecho,
para decir cuanto te quiero.

De Andalucía yo soy,
donde hasta el cielo es moreno,
donde juran por derecho,
donde juran por derecho,
para decir cuanto te quiero.
De Andalucia yo soy - Perlita de Huelva

martes, 9 de marzo de 2010

En tu calle sin salida

Autores: Leon y Solano
En tu calle sin salida,
no me canso de esperar,
por verte pasar mi vida,
amor, por verte pasar.

Se que no puedo mirarte,
y que no te puedo hablar,
que nunca podré besarte,
ni tu cancela cruzar.

No sabes tu lo que siento,
no seré de tu boca fuente,
como tampoco ser viento,
para besarte la frente.

Quisiera ser caracola,
puerta de melancolía,
para estar en tu consola,
amor, de noche y día.

En tu calle sin salida,
no me canso de esperar,
por verte pasar mi vida,
amor, por verte pasar.

Y al llegar la madrugada,
me desangro yo de ver,
que en tu vida no soy nada,
nada, nada,
de lo que quisiera ser.

Y al llegar la madrugada,
me desangro yo de ver,
que en tu vida no soy nada,
nada, nada,
de lo que quisiera ser.

En tu calle sin salida,
esperando tu querer.
En tu calle sin salida - Rosita Ferrer

sábado, 6 de marzo de 2010

Barcelona

Autores: Moreu y Algueró Jr.
Mira, mira malagueña,
malagueñita.
Mira, mira Barcelona.
¡Ay, qué grande y señorona,
y que bonita!

Cuando escucha una sardana
ya no se olvida.
Y cantando y trabajando,
con afán va progresando,
que así es la vida.

Barcelona, Barcelona
que trabajas y que sueñas.
Tan sencilla y tan altiva,
tan moderna y tan antigua,
tan severa y tan risueña.
Son muy bellos, Barcelona,
todos tus alrededores,
y tu puerto renombrado,
y el mantón policromado,
de tu Rambla de las Flores.

¡Ay, Barcelona! Chiquilla, 
a mi ya me estas gustando,
aunque te envidio un poquito,
al ver que te quiero tanto.

Yo te admiro, Barcelona,
y por éso mi cantar,
quiero hacerte una corona,
que rodee Barcelona,
desde el Tibidabo al mar.

Quiero hacerte una corona
que rodee Barcelona
desde el Tibidabo al mar.
Barcelona - Antonio Molina

El Señorito

Autores: Leon y Solano

Brillantina a lo Travolta,
pantalón ancho y sin volta,
con botitas mocasín, el señorito.
Nadie sabe ni se explica,
si es un macho o si es marica:
para amar es indistín.
¡El señorito!
De la ceca hasta la Meca
va de club en discoteca
entre whisky peleón,
y las chorbas embobadas
a su tronco bien atadas
van diciendo esta canción:

Presume porque puede
de su palmito, el señorito.
Se lleva el gato al agua
por ser bonito, el señorito.
E igual en la Gran Vía
que en Leganitos
en Sol y en la Cibeles
se escucha a gritos,
decir a una gamberra
de bolso y güito:
Estoy como una perra,
que me derrito,
por mor de las hechuras
del señorito.
¡Señorito!

La fulana y la mengana,
se han zurrao la badana,
pues las droga con su amor,
¡El señorito!
y él tan pancho en su nirvana,
fuma grifa y marihuana,
y hasta viaja sin motor  
¡que bestia el tío! 
¡El señorito!
Cuentan que al Ayuntamiento
ha llegado el descontento,
y el alcalde ha dicho así:
O acabamos con el mito,
de un Travolta tan chulito,
o él acaba con Madrid.

Presume porque puede
de su palmito, el señorito.
Se lleva el gato al agua
por ser bonito, el señorito.
E igual en la Gran Vía
que en Leganitos,
en Sol y en la Cibeles
se escucha a gritos,
decir a una gamberra,
de bolso y güito:
Estoy como una perra,
que me derrito,
por mor de las hechuras
del señorito.
¡Señorito!
El Señorito - Isabel Pantoja